Teléfono: 00800 - 8090 8090 Lunes a Jueves 8:00 a 17:30h
Viernes de 8:00 a 17:00h

secador de obra

Exteriormente, un deshumidificador industrial y un secador de obra, con su robusta carcasa de metal y sus grandes ruedas, son bastante parecidos. Sin embargo, un vistazo bajo la cubierta nos descubre la gran diferencia: la que marca el sistema de desescarche automático por gas caliente. Si busca un auténtico secador de obra, que pueda trabajar con eficacia incluso con temperaturas por debajo de los 15 °C, pregunte en primer lugar por el desescarche por gas caliente. Si no dispone de él, entonces no se trata de un secador de obra…

¿Sabía usted que en las obras centroeuropeas suelen darse temperaturas por debajo de 15 °C, al menos durante las horas nocturnas, en más de 200 días? Con estas temperaturas, los deshumidificadores industriales convencionales con desescarche electrónico no alcanzan el régimen de deshumidificación regular, mientras que un auténtico secador de obra con desescarche por gas caliente, como el TTK 170 ECO o el TTK 171 ECO de Trotec, no sólo sigue trabajando sin problemas, sino que lo hace con extraordinaria eficacia. ¿Pero por qué es así?

Los deshumidificadores industriales suelen ser secadores por condensación

Estos secadores provocan la condensación de la humedad contenida en el aire ambiente, recogen el condensado y lo evacúan. De este modo se extrae permanentemente la humedad del aire, por lo que éste se vuelve más seco. Pero para que la humedad del aire aspirado pueda condensarse, su temperatura debe enfriarse por debajo del punto de rocío. Esto ocurre en el evaporador del secador, que se enfría intensamente mediante la circulación de un refrigerante de presión reducida. Si embargo, en el evaporador empieza a formarse hielo con temperaturas exteriores de 16 – 17 °C, lo que conlleva una continua reducción del rendimiento y puede terminar causando la avería total del sistema completo.

Los deshumidificadores industriales convencionales sólo usan el desescarche electrónico

Por ello, los secadores por condensación suelen estar equipados con un sistema de desescarche automático regulado electrónicamente por tiempo o sensor para descongelar regularmente el evaporador. En los deshumidificadores industriales convencionales, el desescarche se realiza generalmente mediante recirculación de aire controlada electrónicamente por tiempo o sensor; por ello se le suele llamar desescarche electrónico: el compresor desactiva el modo de desescarche mientras el ventilador sigue generalmente funcionando y dirige al evaporador el calor emitido por el compresor para derretir el hielo. Este procedimiento suele funcionar bien en entornos con calefacción a una temperatura por encima de aprox. 15 °C.

Sin embargo, si se utilizan estos secadores con temperaturas ambiente por debajo de los 15 °C, el punto de rocío es mucho más bajo. Esto tiene como consecuencia inevitable una mayor formación de hielo en el evaporador, que, en el caso de aparatos de desescarche por circulación de aire, debido al elevado tiempo de descongelación requiere un desescarche prácticamente continuo. En este caso ya no se produce una deshumidificación regular, ya que la deshumidificación del aire solamente se lleva a cabo en las fases en las que no tiene lugar el desescarche de los secadores.

Los auténticos secadores de obra emplean un desescarche por gas caliente profesional

Precisamente aquí radica la diferencia entre deshumidificadores industriales “normales” y secadores de obra “auténticos”: los secadores de obra auténticos, como el TTK 170 ECO y el TTK 171 ECO de Trotec, están equipados con un sistema de desescarche totalmente distinto: el desescarche por gas caliente con el método de derivación. Aquí, el gas caliente del circuito de refrigeración se utiliza de forma activa para conseguir un desescarche rápido y efectivo. Cuando comienza a formarse hielo, se abre automáticamente una válvula especial que desvía el gas caliente al evaporador, y se cierra nuevamente tras el desescarche para que el circuito de refrigerante siga funcionando en el modo de secado regular. De esta manera, el sistema automático de desescarche por gas caliente permite unas fases de desescarche mucho más cortas, condición indispensable para conseguir una eficiente deshumidificación con temperaturas bajas y en recintos sin calefacción.

TTK 170 ECO y TTK 171 ECO: dos auténticos secadores profesionales para sus obras

Gracias al sistema automático profesional de gas caliente, los secadores de obra TTK 170 ECO y TTK 171 ECO pueden alcanzar una gran potencia de deshumidificación también a bajas temperaturas en obras frías o recintos sin calefacción. Infórmese ya mismo tanto de las ventajas como de las ofertas actuales de estos dos secadores profesionales. ¡Ya en la tienda Trotec!

Esta entrada fue publicada en Actualidad, TROTEC y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

  • Ámbitos de negocio

  • Archivo

Top Keywords for http://www.trotec-blog.com/es/trotec/cuando-se-convierte-un-deshumidificador-industrial-en-un-autentico-secador-de-obra/